Aún sueño en polaroids

No importa lo que escribo, o si lo escribo realmente.
Importa si te causa, importa si importa.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Muy barroca, ya lo sé.

Suena Extremoduro en un bar de Saavedra.
Vengo de lo de una amiga, se llama Rocío. Creo que me banca más de lo que debería- Todos tenemos nuestra forma de redimirnos, de devolver lo que se nos dio, y ella eligió escuchar historias.
Me bajé del Mitre en una estación al azar -así como mi estado mental-, reconocí el barrio y caminé un poco sin rumbo, un poco decidida a sentarme en un bar como este. Es parte de mi descargo (desgracia) estar conmigo, descubrirme y evadir la realidad.
Sé qué hacer, no tengo puta idea cómo.
Hace una semana que estoy en un estado que me gusta llamar "en pausa", le quita drama y protagonismo, porque en sí, no soy más que un daño colateral. Perversión y fuga.
Rechazo, me cagaste, dos. Y yo me creo que me como el mundo. A veces creo que esto es una comedia muy mal contada, con reidores a destiempo y chistes de alguien que no pudo ser.
Tenés que entender que sos eso, inseguridad. A nadie le gusta la inseguridad. En este mundo, alguien que encuentra un goce allí merece el encierro, el segundo puesto, la audacia de lo fugaz. Me pregunto si hay goce en la costumbre.
Siempre pensé que era yo la única que decidía. Barato autonconvencimiento. Baratísimo. Gasté mi tiempo y no trabajé para mí.
La pausa no sé si es excusa, o si al pensarlo en verdad me saboteo para minimizar todo y salirme del protagónico. Quitarme de antemano la posibilidad de actuar. Infelizmente siempre vuelve cayendo como proyectil, me interrumpe cuando converso, cuando me pierdo en mis pensamientos evasores, y sobre todo cuando sueño. Sueño mucho, intenso, real, dormida y despierta.
[Puta canción violencia, quisiera que no tengas nombre, quisiera que me dejes en paz]
Sueño como el de ayer, por ejemplo: mi madre Senadora provincial y él cara a cara diciéndome que no entendió mi carta, no me entendió, otra vez. No intentó hacerlo, o peor, lo hizo y se ahorró la respuesta. Todo claro, esta vez, enserio. Esa y mil cartas más volvería a enviar, otra vez avasallando y no dejándole otra opción que la de saber qué pienso. Me dice que no y se la leo en voz alta.
Otro sueño de fraternidad, pero no me trago el combo. Me es imposible disgregar las partes, ellos son un todo, más aún si sos mujer, como yo. Me cuestiono cuándo se pierde el nexo entre el amor y el respeto a lo que se ama. Supongo que cuando deja de ser acción.
Ya nada me parece seguro. ¿Acaso puede amarse mal tantos años y creer que eso que uno da es sano? ¿y pensar que uno entrega cuando en realidad quita,
anula,
bloquea,
?


lunes, 17 de marzo de 2014

Agua para espíritus que ya no están.

Los reflejos se derrumban, los vidrios se quiebran -una vida de mala
 suerte-, el celeste de tu mente se vuelve gris. Inventará finales que no fueron a los niños. Corren, corren libres. 
El té se enfrió, la tele como fondo desacompaña. 
Frío. Un alma se esconde. Dos. 
¿Seguirá sangrando el aire al oirnos no hablar? 
Me cuenta que te llora en silencio. La escucho, "Tita, Basta". 
Los cerillos se encendieron, érase una vez. Elegí, Me quedé.

Ya no hay acolchado suficiente que pueda apagar este frío.

martes, 16 de octubre de 2012

La tercera posición.


"Para nosotros los justicialistas el mundo se divide hoy en capitalistas y comunistas en pugna: nosotros no somos ni lo uno, ni lo otro. Pretendemos ideológicamente estar fuera de ese conflicto de intereses mundiales. Ello no implica de manera alguna que seamos en el campo internacional, prescindentes del problema.
Pensamos que tanto el capitalismo como el comunismo son sistemas ya superados por el tiempo. Consideramos al capitalismo como la explotación del hombre por el capital y al comunismo como la explotación del individuo por el Estado. Ambos "insectifican" a la persona mediante sistemas distintos. Creemos más; pensamos que los abusos del capitalismo son la causa y el comunismo el efecto. Sin capitalismo el comunismo no tendría razón de ser, creemos igualmente que, desaparecida la causa, se entraría en el comienzo de la desaparición del efecto.
Esto lo hemos probado durante los ocho años de nuestro gobierno en que, el Partido Comunista en nuestro país, alcanzó su mínima expresión. Para ellos nos bastó suprimir los abusos del capitalismo procediendo por evolución en los sistemas económicos y sociales.
Es indudable también que esta revolución reaccionaria (la llamada Revolución Libertadora), al destruir parte de nuestras conquistas y volver a los viejos sistemas, traerá consigo un recrudecimiento del comunismo en la Argentina. El comunismo es una doctrina y las doctrinas sólo se destruyen con una doctrina mejor. La dictadura militar con su sistema de fuerza y arbitrariedad pretenderá destruir con la fuerza lo que es necesario tratar con inteligencia. Ni la policía, ni el ejercito son eficaces en este caso. Una justicia social racionalmente aplicada es el único remedio eficaz y, los militares entienden muy poco de esto. Menos entenderán aún estando como están en manos del más crudo reaccionarismo conservador y clerical."

jueves, 16 de febrero de 2012

Mirame pues si querés verte, porque imagen mía sos.

Pobre del que tropiece por equivocación en el camino de mi corazón. Deberá padecer las heridas que llevo, sobrevivir mi desconfianza y dejarse cortar por mis ojos. Podría haber sido distinto, pero el curso y el agua son una misma cosa al final.
Y con cada amor sé que volveré a cometer los mismos errores, sé que seguiré engañándolo y mintiéndole, pero sólo por mantenerme viva en este póker donde gana el que menos apuesta. Ya lo dije, y lo seguiré sosteniendo.
Lo que llama mi atención, es cómo cada uno de nosotros repite la misma acción, acumula y despotrica contra el siguiente, sin cambiarlo, sin lograr vencer el dolor de la herida y el resentimiento para poder abrirse a la espera de que la próxima vez no sea igual. Muchas veces inducimos el dolor, con la mala predisposición, muchas otras simplemente el otro está en una etapa más atrasada. Pero que fácil que logra tirarnos y hacernos volver a empezar de cero. Cero negativo.
Es azar, suerte y karma. Aunque todas sean de universos diferentes.
Agua de azar para volver al ruedo, monedas de la suerte para encontrarte con otro en la misma etapa y carne de karma para que todo lo anterior sea posible.
Siempre, en la recta, del lado de los positivos, nos lastimarán, nos empujarán, nos golpearán, nos tirarán, pero el positivo y las falanges limpias: son mías.

lunes, 23 de mayo de 2011

Legalidad de elección.

Hace ya tiempo, con la llegada de la invención de internet  (y con ella la de los hackers, la rapidez en el intercambio de flujos y el acceso masivo), comienza una nueva etapa para muchos como también para la música. En ella la discusión primordial se dará entre el intercambio de la música vía internet (llamado piratería para muchos) o el apoyo a la venta de los discos.
Muchos músicos, como Cerati o Charly Alberti (Soda Stereo), se encuentran totalmente en contra de la piratería. Su fundamento se basa en que el músico trabaja y destina gran parte de su tiempo a la producción de las canciones y el disco. Esta elaboración es un trabajo con originalidad y diseño, por lo que deben ser tomados como tales, y el intercambio en internet desvaloriza esta creación. Opinan entonces que la piratería despide a muchos trabajadores que integran el mercado de la música (es importante recordar que ellos viven de esto).
Por otro lado, artistas como Manu Chao, o Calle 13, toman una posición a favor del intercambio o descarga de música de internet. Consideran que esta es una realidad que no puede ser modificada, y que posee un carácter muy positivo, ya que de esta forma se pueden conocer más artistas de diferentes partes del mundo. Además, si bien la producción del disco es un paso necesario para todo músico, su venta y promoción no alimenta a los “trabajadores” de los cuales Cerati habla sino a las industrias discográficas (afirman explicando cuán poco reciben los músicos de cada disco que se vende). Finalizan afirmando que el disco en realidad es la “portada” a la nueva creación, pero que el oyente decide luego si es bueno o no, retribuyendo a los artistas con la compra de la entrada a su show. Es decir, la conclusión o la realidad de cuánto ha sido aceptado el disco, se ve en la cantidad de entradas, y no en la cantidad de discos vendidos.
A modo de conclusión, si bien es cierto y entiendo que los músicos consideran lo que hacen como un trabajo y debe ser retribuido como tal, considero que esta retribución se dará, como dice René de Calle 13, en la venta de las entradas de los shows. Aquí ellos muestran y desarrollan toda la idea del CD (que previamente actuó como carátula y fue evaluada por los oyentes). Me encuentro en desacuerdo con los que apoyan a las discográficas, ya que considero que son empresas que roban el sentido y la esencia a la música, presionando a los músicos a tomar caminos que van en contra de sus valores y de la ideología que predican. Finalmente, encuentro la descarga de música muy positiva, porque no sólo me permite conocer muchos artistas que no tendría la posibilidad de conocer, sino porque esta idea es parte de una nueva mentalidad más inclusiva, participativa, de compartir y de romper con las estructuras impuestas por el feroz capitalismo –neoliberalismo.


lunes, 16 de mayo de 2011

Zapatero descalzo, juicio a los pies de la Reina.

Haciendo los zapatos de la Reina, cualquiera puede darse el lujo de piecitos fríos. ¡Pero cuanta ignorante satisfacción me causa verlos en sus diminutos, suaves y cálidos pies! ¡Cómo los lleva! ¡Cómo los deja ver por debajo de su enorme traje de caras telas!
Y algunas noches mientras los hago, juego a probármelos, y ser ella. Juego a saludarte, y a llevar vestidos, llevar puesto el lujo, la hipocresía, la muerte, la elegancia, la esclavitud, la realidad. Y me tiño de azul y negro, y los piecitos se me lastiman, y lleno de horribles ampollas los piecitos de mi gente. Me hacen doler, ¡y cuánto! No lo soporto, me los quito y los coloco en el soporte, y los sigo haciendo. Pies fríos, ¡qué alivio me dan! Pies fríos, todavía soy yo.












Lo descalzo de mis pies, el recuerdo de tu dominio.

miércoles, 27 de abril de 2011

Èl no elegirá ser yo

No sé en qué se convirtió, ni tampoco porqué decidió hacerlo. Durante mucho tiempo castigó su lengua y a varios con ella, hizo juicios de valores con meticuloso infantilismo, y hasta se metió en cuevas ideológicas ajenas. ¿Qué sucede cuando lo que lo marca a uno, lo marcara entonces para siempre?, se preguntó. Iba lentamente (y a veces tan rápido que su adquisición le costaba admitir) adquiriendo características, rótulos, formas, copias y modificaciones de otros seres, que se afichaban en su piel y su timbre. ¿Cómo cambiar los tatuajes? ¿Cómo eliminar las cicatrices? ¿Cómo arreglarse el corazón? Las preguntas giraban y giraban al rededor de las falanges de su cerebro. El tiempo rasgaba las verdades y su depresión creció hasta ser lo único. 
¡Tantos saberes, tantos libros, tanto conocimiento, tanta información, tanta búsqueda de la perfección! Pero en ninguno de ellos logró encontrarse ni a sí mismo ni a su azul decisión. El teléfono de la experiencia no paraba de sonar, pero atenderlo sería remarcar los errores, pero atenderlo era admitir la derrota de los malditos rótulos indeseados (carátulas manchadas con verdades que avergüenzan). Atenderlo sería vivir.